jueves, 21 de enero de 2016

Dudas de una tonta



Estoy aquí…
No sé que estarás pensando, que quieres, que buscas, que haces en estos momentos…
Te echo de menos…
No sé si tú me echarás de menos a mí, si tienes ganas de volver a vernos, de volver a besarme…
No me atrevo a decírtelo en persona, me da miedo lo que vayas a pensar, me da miedo preguntarte si te acuerdas de mí en los días que no nos vemos, si me echas en falta en algún momento…
¿Qué sientes?
Esa es la pregunta del millón… no lo sé…
No sé qué sientes por mí, que hay dentro de tu interior… Es lo que más miedo me da preguntarte. Quizás luego sea una tontería, quizás no debería importarme algo así ya que no estamos saliendo… Pero ya llevamos casi un mes de “esto”, esta relación extraña entre amigos y algo más; y si, estamos muy a gusto, estamos cómodos el uno con el otro; sin embargo…
Yo necesito saberlo, antes de seguir avanzando, de dejar que las cosas sigan fluyendo, de seguir dejándote mi corazón abierto de par en par… Necesito saber que sientes por mí.
Si es solo una atracción simple, sin que implique ningún otro tipo de sentimiento, o si realmente te gusto, si sientes lo que yo siento…
A mí me estás llegando muy hondo, cada día un poco más, porque decidí confiar en ti sin pensarlo dos veces, y me gustas mucho, cada vez más… Muchas veces pienso en ti y quiero hablarte, y la mayoría de veces no lo hago por si piensas que soy una pesada o que me importas demasiado o que quiero ir muy rápido… Pero no es cuestión de eso, es que me siento tan bien a tu lado… Cuando estoy contigo no puedo evitar estar feliz, todo lo demás se me olvida; si tengo frío, si me duele algo, no me importa en ese momento; porque estando tú todo lo demás me da igual.
Yo no sé si tú sientes eso o algo parecido y yo estoy siendo una idiota que se está dejando demasiado llevar… Por eso tengo miedo… No se cómo decirte esto, cómo pedirte que me digas lo que sientes sin que parezca una obsesiva, sin qué pienses que algo va a cambiar de mí.
Necesito saberlo para poder poner una barrera en mí a tiempo si lo que yo siento no es correspondido, para no dejarte entrar más en mi corazón.
No sé si me entenderás cuando decida explicártelo, sólo puedo decirte claramente que me digas lo que sientes.

sábado, 16 de enero de 2016

Luchar por un sueño, el baile



Llevo toda la vida luchando por mi sueño…
Durante todo este tiempo ha ido cambiando, transformándose; pero siempre acaba en el mismo punto, siempre se ha centrado en una cosa… Bailar
Por encima de todo, el baile es lo más importante en mi vida; también lo son las personas que me rodean y me quieren, sin embargo… para mí, el baile siempre ha estado ahí, siempre.
Todo empezó cuando mi madre me apuntó a las clases extraescolares del colegio. Empezó todo teniendo solo 3 años.
 Al principio solo era una diversión, un juego, pero todo cambió cuando empecé a tener problemas en el colegio, cuando empecé a tener una relación de desconfianza y muy distante con mis padres, cuando a pesar de tener amigos me sentía muy sola… Entonces el baile se convirtió en mi refugio.
Cuando bailaba podía centrarme solo en eso y olvidar todo lo demás, y también podía utilizarlo para desahogarme y dejar fluir lo que llevaba dentro de mí.
Con el tiempo me di cuenta de que no podía vivir sin el baile.
Hubo muchos momentos de mi vida en que sentía que quería dejarlo todo atrás, quería rendirme, no soportaba la situación que vivía, sentía que no valía la pena vivir para sufrir día tras día y para sentirme cómo una basura… Pero un día algo cambió…
Miré al frente y me dije a mi misma: “quiero cumplir mi sueño, quiero llegar a ser una gran bailarina, quiero demostrar que a pesar de todo puedo seguir adelante y luchar por algo que realmente merezca la pena, algo por lo que seguir viviendo.”
En ese momento, el baile me salvó la vida… durante 19 años que llevo bailando, siempre que he sentido la necesidad de desahogarme he bailado; la única forma de sentirme bien conmigo misma, de sentirme útil, era bailando; la única manera de sentir que merece vivir la vida era bailando.
Entonces empecé a luchar contra todo para conseguir lo que quería… Luché y sigo luchando contra mis padres, luché contra las personas que me ponían la zancadilla en el camino, luché cuando tropezaba una y otra vez con la misma piedra, luché cuando me rompían el corazón, luché cuando me sentía sola…
Hoy día sigo luchando con todas mis fuerzas por ello, sigo intentando avanzar.
En un principio yo quería llegar muy lejos, triunfar… Después me di cuenta que no necesitaba eso, que con conseguir subirme a un escenario y que la gente pudiera ver lo que era capaz de hacer, que con poder trabajar y ganarme la vida con ello, era suficiente… Y creo que poco a poco lo estoy consiguiendo.
Gracias al baile, hoy estoy aquí, mi vida es lo que es, y es de lo único que me siento realmente orgullosa.
Por qué, no seré la mejor bailando, pero disfruto de ello cada día, siento la música dentro de mi cuando bailo y; sólo cuando bailo puedo sacar todas aquellas cosas que guardo en mi interior y nadie sabe. No me hace falta ser la mejor, solo me hace falta seguir bailando.


miércoles, 13 de enero de 2016

Personas

Hay personas que vienen y van en nuestras vidas, personas que una vez estuvieron y luego se marcharon, y personas que siempre están ahí.
Hoy una amiga se vuelve a Inglaterra y la voy a echar muchísimo de menos porque seguramente hasta verano no vuelva a verla. Ella es una amiga de verdad, no la conozco tanto como a otros amigos que he tenido, pero hemos pasado muchas cosas juntas y me ha demostrado que puedo confiar en ella al cien por cien. Me ayudó mucho en la decisión de dejar a mi novio, aunque estabamos lejos sentía que la tenía cerca de mi, y eso se lo agradezco muchísimo.
Hace poco volvió a España solo para quedarse unos días y hoy ya se va... El tiempo se pasa demasiado rápido y no he podido pasar todo el tiempo que me hubiera gustado estar con ella antes de irse.
Aunque se vaya se que nuestra amistad perdurará porque cuando sientes un cariño mutuo, una confianza mutua... sabes que a pesar de la distancia y del tiempo esa amistad seguirá ahí.
Pero no siempre es así, no ha sido siempre así en mi vida y he perdido a muchas personas por el camino...
Mis amigos de la infancia, los que estuvieron tantos años a mi lado; luego mi mejor amiga durante mi adolescencia; que sigue siendo mi mejor amiga pero ya no es lo mismo; mi mejor amigo que era y será cómo un hermano para mi; mi otra mejor amiga que antes de conocernos nos odiabamos... A todos ellos los echo de menos, todos estuvieron mucho tiempo en mi camino, pero por unas cosas u otras algo nos distanció... La amistad sigue ahí, y esas personas si leen esto sabrán quienes son, pero... ya no es lo mismo... ya no nos vemos casi nunca... y me da mucha pena.
Es una pena perder a tanta gente a la que has querido tanto, con las que has pasado tantos momentos, que te han ayudado y han estado cuando te hacían falta, que pensabas que no los ibas a perder nunca y que siempre seguirían ahí...
La cosa es, que cada uno elige su camino, elige cómo y por donde andar; por ello... Algunas veces los senderos se separan y cada uno tiene que luchar por lo que quiere... Es inevitable si, pero eso no quita el que cuando ves las fotos, los objetos, los lugares... todo te recuerda a ellos y te gustaría retroceder en el tiempo para darte cuenta de qué pasó para que acabaramos separados, para que hubiera tanta distancia entre nosotros... Te dan ganas de decirles cuanto les echas de menos y que realmente te gustaría estar con ellos en este momento, recuperar el tiempo que no pudo ser. Y por encima de todo, me encantaría poder decirles que espero que consigan sus sueños, sus metas, que todo les vaya bien en la vida y puedan llegar a ser felices... que siempre estarán en mi corazón pase lo que pase, siempre quedará algo de ellos dentro de mi.

lunes, 11 de enero de 2016

Cómo empieza el 2016

2016...
Qué diferente va a ser todo este año...
Pero estoy muy contenta; estas navidades han ido genial, he podido estar con la familia, mis planes de nochebuena y nochevieja salieron bien (no cómo de costumbre), he estado con los amigos y con una persona especial de la cual ya os he estado hablando.
Ahora toca de nuevo currar y bailar; bailar mucho, por supuesto. Va a ser mi primer año cómo profesora de baile de verdad, tengo que preparar un buen baile para fin de curso y que los padres esten contentos con mi trabajo y, por tanto, los profesores y la directora de la academia también.
Eso me hace estar nerviosa y preocupada cada vez que pienso en ello, porque de verdad quiero hacer mi trabajo bien hecho y no defraudarle a nadie.
A parte, está mi grupo de baile, Amai Yume, con el cuál el mes que viene volvemos a tener actuaciones y este año estamos preparando una coreo diferente que yo creo que va a gustar mucho. Así que hay que esforzarse lo máximo posible para sacarlo adelante y que todas las actuaciones que hagamos salgan bien.
Por otro lado; está el caso de mis padres, sobre todo mi madre, aunque ahora parece estar la cosa más relajada... pero jamás podré estar del todo bien con ellos, mientras sigan empeñados en no apoyarme con lo que yo quiero hacer... es mi vida, y es así cómo quiero vivirla, si ellos no lo entienden de ninguna manera no voy a obligarles a entenderlo y tampoco voy a cambiar mi vida por ellos.
Y ya, por último está el tema sentimental... bueno, ya sabeis un poco cómo va; aunque a veces me ponga muy dramática, estoy realmente feliz de haber encontrado a alguien cómo él... No se a donde nos llevará el viento, no se cómo serán las cosas dentro de un mes, pero ahora mismo lo único que quiero es estar junto a él todo el tiempo que pueda y seguir conociendolé, porque se que de él no voy a encontrar nada que me desilusione, porque se que puedo confiar en él.
¡Bienvenido 2016!

jueves, 7 de enero de 2016

Aun sabiendo que soy yo.


Me acabo de dar cuenta de que las cosas van demasiado bien, es raro, desconcertante...
Cada vez que las cosas van tan bien, y más refiriendose a un chico, siempre pasa algo... En el momento que menos me lo espero me doy de bruces contra la pared.
Y es raro que aún no haya pasado nada malo, que no pueda decir nada malo respecto o a él, respecto a nuestra situación... no puedo ponerle ninguna queja.
Pero es que soy yo, soy Mónica... Ni con mi ex me iban las cosas tan bien, ni con nadie... No se...
Y lo peor es que no entiendo porque él se ha fijado en mi, si yo no soy nada... Yo soy lo peor de lo peor, no merezco la pena. Hay millones de chicas que son mejores que yo en todos los sentidos, mucho mejores que yo. Ya en su entorno, la mayoría de chicas son más guapas que yo, más listas que yo, mejores fisicamente o con una gran personalidad... Pero yo no tengo nada...
Yo, solo bailo... no hay nada más que se me de bien, no es que sea una belleza ni que tenga un cuerpazo, no es que sea muy inteligente... Solo bailo...
Mi vida entera se ha basado por y para el baile porque es en lo que me refugié cuando me hacían daño, mi vida se convirtió en el baile y en los múltiples fracasos con los, y los múltiples problemas con mis padres.
Así que no puede evitar pensar en qué me ve... Que le llamó la atención de mi... Qué es lo que tengo para que un chico cómo el se fije en alguien cómo yo.
No se si algún día lo descubriré. No se si quiera si lo entederé, porque yo nunca entendí que veía mi ex en mi...
Hay gente que si piensa que yo tengo algo, pero yo soy incapaz de verlo...
Yo me miro cada día al espejo y veo lo que hay de verdad, tanto por fuera como por dentro... Me veo reflejada y solo me viene una palabra a la cabeza... Horrible.
Por eso no puedo entender que me ve la gente, no puedo entender que me ve él.
Así que esta noche estoy aquí parada en mi cama preguntándome todas estas cosas...
Pensando en que cualquier día el podría fijarse en otra chica que fuese mejor que yo, y tratandose de mi cómo ya he dicho, hay muchas posibilidades...
Supongo que ahora mismo lo único que puedo hacer es aprovechar lo que tengo, aprovechar la oportunidad que tengo de conocerle e intentar entender por qué yo, porque después de todo lo que él ha pasado ya, ha decidido darme una oportunidad a mi...
Yo no lo merezco, sinceramente, pero el viento me ha llevado hasta aquí y
mañana mismo le veré y me olvidaré de todo esto que estoy diciendo ahora. Así que simplemente terminaré diciendo que me hace muy feliz que me haya elegido a mi y que intentaré no fallarle aún sabiendo lo torpe que soy yo.
Aun sabiendo que soy yo...

miércoles, 6 de enero de 2016

Tengo miedo...



Siento que me ilusiono demasiado rápido, que mi corazón se llena de esperanzas que podrían ser falsas. Me siento estúpida, idiota, por ser capaz de dejarme llevar tan rápido por los sentimientos, siento que me tengo que controlar y no darlo todo desde el primer momento. Siento que no puedo entregarme así de fácil…
Ya me han hecho mucho daño… Debería haber aprendido la lección, debería esperar y no confiar tan rápido, no sentir que estoy tocando el cielo y poner los pies en la tierra.
Algunas veces me doy cuenta de ello y siento tanto miedo… y me alejo, pensando que lo que estoy haciendo es incorrecto… Pensando en que al final me harán daño de nuevo… o incluso… Incluso seré yo la que le hará daño.
Y eso me da aún más miedo… Porque yo, al fin y al cabo, ya estoy acostumbrada a que me hagan daño, puedo dejarlo de lado y seguir hacia delante… Pero si le acabo haciendo daño yo a él en algún momento... no podría soportarlo...
Aunque ahora mismo solo sea el principio, aunque solo nos estemos conociendo, no podría hacerle daño... Porque no se lo merece... Todo el mundo me ha dicho que es una gran persona... Y yo lo voy comprobando cada día.
Después de pasar por una relación de cuatro años, después de haber conocido a miles de idiotas; valoras más las cosas, te fijas en cada detalle y te das cuenta de cómo es cada persona por sus pequeños actos y decisiones.
Ya desde el principio, sin que yo le tuviera que preguntar sobre ello, me dijo las cosas claras y lo que él quería, fue sincero conmigo.
Después, cuando quedamos a solas, llegó antes de tiempo y  por primera vez no era yo la que tenía que esperar, en todo caso me tuvo que esperar él y eso que yo ya iba antes de la hora acordada. Paseamos, nos tomamos un helado, volvimos a pasear y nos sentamos en un parque... solo hicimos eso, pero para mi fue una gran tarde, lo pasé realmente bien y no hizo falta hacer nada más, y no hubo ni un instante en que me aburriera esa tarde.
Unos días después, lo noche de reyes, nos volvimo a ver y esa noche lo que más me impactó de el fueron dos detalles que tuvo.
Primero, cuando me iba a sentar en la mesa al principio de la noche, cogió el una silla del otro lado y en vez de sentarse ahí mismo vino y  se sentó a mi lado. Aunque parezca una tontería, para mi no lo es, otra persona no lo hubiera hecho, de eso estoy segura.
Segundo, cuando ya había pasado gran parte de la noche, hubo un momento en el que yo me quede sola y estaba con el móvil sin saber que hacer, pero él se dio cuenta y vino a hacerme compañía y se quedó todo el resto de la noche a mi lado. Algo así mi ex no lo hizo nunca...
Y por último, un día más tarde, hoy. Le cuento parte de mi vida, momentos por los que he pasado, teniendo miedo en lo que él iba a pensar de mi cuando leyera todo lo que le había escrito. Sin embargo no ha sido así, me ha dicho que no le importaba lo que yo hubiese hecho antes, que es pasado y eso no va a cambiar la forma en la que él me ve... Eso... eso, no lo dice cualquier persona... Eso, por encima de todo, es lo que más me ha llegado y es lo que me hace ver que es una gran persona y no puedo hacerle daño...
Y me da mucho miedo... mucho, mucho miedo...
Por una parte, quiero aprovechar la oportunidad de conocerle y seguir pasando momentos junto a él y seguir disfruntando de todo ello; ver si cabe la posibilidad de tener una relación de verdad con él... No me importa que sea más pequeño que yo, porque no lo parece en absoluto, no me importa lo que piensa la gente...
Sólo me importa él, y no hacerle daño...
Quizás este exagerando toda esta situación, es lo más probable, porque aún nos conocemos muy poco y no sabemos lo que va a pasar, y tampoco es que esté enamorada de él ya que es muy pronto para sentir algo así y no soy de las que se enamoran a primera vista, pero... me gusta mucho, y cada día me gusta un poco más.
Por todo esto, tengo miedo a poner demasiadas esperanzas en él, tengo miedo a que cualquier día acabe enamorandome y él no sienta lo mismo, tengo miedo a sufrir y hacerle sufrir a él...
Sin embargo, no puedo evitar sentir lo que siento cuando le beso, cuando me mira fijamente, cuando me abraza, cuando tiene esos detalles conmigo... No puedo evitarlo...
Me hace sentir lo que sólo he sentido por una persona en mi vida, aunque a la vez es totalmente diferente, porque él es diferente... y cada día ese sentimiento crece haciéndose más fuerte... y también el miedo se hace más fuerte.