lunes, 26 de septiembre de 2016

Tu mirada





















Tu mirada me volvió loca,
la mía lo decía todo,
ya que las palabras no salían de mi boca.
Tu mirada me atraía a fuego lento,
me sabía a poco,
hasta que el fuego entró en mi pecho.
Tu mirada...
sin darme cuenta me atrapaba,
me descolocaba,
y mi cabeza se desconcentraba.
Esa noche, tu mirada me hizo volar,
y soñé...
soñé que a otro mundo me llevabas.
Esa noche, dejé mi destino al azar,
y descubrí...
descubrí que nada más importaba.
Volé por un mundo multicolor,
que me hizo reír
y olvidar el dolor.
Surqué un cielo despejado,
que me hizo sentir
y olvidar lo pasado.
Tu mirada...
esa noche me hizo enloquecer
y no pensar en lo que fue ayer.
Tu mirada...
traspasó mis fronteras
y me despertó de la ceguera.

lunes, 19 de septiembre de 2016

En mi cama














En mi cama,
escribo las palabras
que quedaron ayer guardadas.
En un cajón con llave
escondido en alguna parte
que de mi mente siempre escape.
En mi cama,
los sentimientos fluyen
como en un río de lava.
Quema y destruye
pues no hay quien salve
este corazón que hoy se hunde.
En mi cama,
huyo de los desastres
y miro al techo en un rincón acurrucada.
No hay día ni mañana
solo recuerdos empolvados
que rescato del pasado.
En mi cama,
no importa nada
pues todo se olvidará al alba.
Despertaré entre mis sabanas,
pondré los pies en el suelo
y no miraré atrás para no arrepentirme luego.

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Enamorados

A veces perdemos tanto tiempo en darnos cuenta de que estamos enamorados de una persona...
Que cuando llegamos a este punto se nos escapa de las manos... el tren pasa delante de nuestras narices, ves cómo se aleja cada vez más... y en ese momento sabes que jamás volverá a pasar...
Otras veces creemos estar enamorados, creemos que esa es la persona perfecta... la que nos hará verdaderamente felices.
Corremos tras ella, lo damos todo...
Pero de repente un día nos paramos... y vemos que hemos estado persiguiendo una ilusión...
Algo que estaba solo en nuestra cabeza...
Sentimos que hemos estado perdiendo el tiempo... andando sin dar un solo paso.
Luego están en las personas que, como yo en este momento de mi vida, tenemos un miedo atroz a enamorarnos.
Unos porque nunca lo han estado y no se sienten preparados para estarlo o tienen miedo a que justo la primera vez no sean correspondidos...
Otros porque tienen miedo a que les hagan daño... y ese es mi caso...
Después de mis experiencias pasadas desde la primera vez que me enamoré, poco a poco, he ido cogiéndole miedo... más que nada, por no querer sufrir por una persona que no valga la pena, o por una persona que jamás sentirá lo mismo.
Y decides centrarte en pensar que lo mejor es estar solo, en que nunca habrá nadie que te corresponda...
Así intentas ocultar que hay días, muchos días, en los que miras a tu alrededor y te sientes solo...
Días en los que te despiertas y echas de menos sentir el calor de una persona a tu lado... días en los que necesitarías hablar con una persona especial...
Pero resulta que no hay nadie...
Después de eso seguimos adelante... dejando de lado esos pensamientos... vivimos nuestra vida...
Pero en el fondo, aunque no lo busquemos, aunque sepamos que estamos bien, que no necesitamos a nadie; seguimos esperando a que esa persona especial aparezca algún día... a que dejemos de sentirnos solos por momentos... añorando estar enamorados.