martes, 26 de julio de 2016

Todo lo que empieza, acaba

Todo lo que empieza, acaba... Y hay que seguir hacia delante, sin mirar a atrás...
Creímos que podíamos arreglar las cosas...
Que a pesar de los pequeños tropiezos, conseguiríamos salir del vache.
Lo intentamos una y otra vez, pensando que era un problema sin importancia... Pero no era así... No podía ser.
Y sí, creía que era perfecto... Pero está claro que no para mi.
Se que igualmente seremos amigos, porque el es una buena persona... Aunque lo nuestro no diera fruto.
Por lo visto si que es verdad que soy gafe con los hombres...
Hasta el más perfecto... Hasta él tenía que tener algo para que las cosas no pudieran funcionar.
Pues no había olvidado a su anterior pareja, y está claro que eso no nos dejaba avanzar...
Era demasiado pronto...
Aunque le pregunté muchas veces desde el principio si seguía sintiendo algo por ella; él me decía que no, que lo tenía superado.
Yo sabía que en el fondo no era así, que aún quedaba algo de ella en él...
Seguramente por eso... Bueno, seguramente no; seguro que por eso las cosas no podían salir bien, por muy a gusto que estuviéramos el uno con el otro...
Y así se queda todo hasta el momento...
Por un lado me siento mejor...
Siento que he recuperado la libertad que aún me hace falta.
Así que he decidido no sacarle el lado malo esta vez, porque al menos se que he ganado un amigo de confianza.
Ahora, a esperar a que un día deje de ser gafe...

miércoles, 6 de julio de 2016

Ángel de la guarda

Hay qué ver cuánto podemos llegar a querer a las personas y lo que somos capaces de hacer por ellas...
Durante mi infancia hubo una época en la que yo sufrí algo que no se lo deseo a nadie... y no tuve ayuda nunca, tuve que llevar el peso de todos esos sentimientos y recuerdos yo sola durante mucho tiempo... sí que es verdad que en parte fue culpa mía, pero no toda la culpa...
Por ello me volqué desde las sombras en mi hermana y mis dos primas gemelas; a las que quiero con locura.
Cuando pasó lo que pasó en aquel entonces nuestra familia por parte de madre se distancio mucho... muchísimo...
Antes, íbamos todos los sábados a comer a casa de mi abuela. En los inviernos siempre estaba la chimenea encendida y pasábamos castañas; en verano, y cuando no era verano, salíamos fuera jugar... En aquel entonces ni siquiera habían nacido mis primas... pero venían en camino.
Y todo cambio de repente... me pasé mucho tiempo sin poder ver a mi familia... mi abuela, mi tía, mis primas, etc.
Mi vida cambio en este sentido, y yo me sentí culpable al principio, porque no quería estar separada de ellos... En ese momento no entendía bien las cosas... por qué teníamos que estar tan distanciados... pero con el tiempo, pude ser capaz de entenderlo todo y recordar cada momento como si fuera ayer...
Por eso decidí que no estaba dispuesta a que ellas lo pasarán mal... quería ser como su ángel de la guarda.
Entre mi hermana y yo hasta conseguimos que acabarán siendo frikis...
Cuando mi hermana cumplió los 17 decidí hablar con ella... Era la hora...
Pues para la gente de fuera, para mi hermana u otra gente de la familia se les contó mentiras o no se les contó nada.
Por eso, yo quería que mi hermana supiera la verdad, se lo merecía, merecía saber lo que realmente pasaba en nuestra familia...
Estuve callada durante mucho tiempo, guardando el secreto sobre mi espalda... culpándome, incluso, de ello... sufriendo en soledad...
Ya era hora de que alguien más supiera la verdad.
Mis primas ahora tienen 13 años, y aún es pronto... Probablemente, por mucho que crezcan, cuando se lo cuente no me creerán... Quizás nunca lo hagan... Pero tienen derecho a saberlo saber y entender lo que ocurrió en aquel entonces y porqué las cosas son como son ahora... Porque las quiero... y aunque sé que les va a doler, qué va a ser un golpe muy fuerte para ellas... estoy completamente segura de que es y será lo mejor.
Porque las quiero, les he mentido hasta hoy; y porque las quiero también, les diré la verdad, llegado el momento adecuado, como hice con mi hermana.
Y siempre, pero siempre, pase lo que pase... seguiré siendo su ángel de la guarda.