sábado, 29 de octubre de 2016

Esperanza, ilusión y sueños

¿Tan malo es hacer se ilusiones por un momento?

¿Tener esperanza en que esta vez será diferente?

¿Es que no puedo soñar tan solo un instante?

Sé que lo más probable es que sea una tontería ilusionarse, que nada será diferente y que no valdrá la pena soñar porque lo que sueñe jamás sucederá en la realidad…

Pero después de tantos fracasos y de tantos desastres; de tantas cosas que no pudieron ser o no llegaron nunca… No quiero perder la esperanza y la ilusión… Porque si pierdo eso… no sería lo mismo… no se bien cómo explicarlo…

Es como si al perder eso, cuando el momento llegara no me importaría del mismo modo, no le pondría las ganas ni el esfuerzo… Es como si sintiera que si pierdo eso, a lo mejor pierdo el tren por el camino… Y nunca se sabe si será el tren adecuado o no.

No puedo saber si es el adecuado o no, no puedo saber si será diferente esta vez, no puedo saber si me harán daño otra vez; pero a veces hay que arriesgarse…

Sobre todo, esas veces, en las que el corazón te dice “lánzate a por ello” y sientes que debes seguir lo que te está pidiendo… porque quizás esta vez merezca la pena, y sino la vale al menos has intentado que lo valiera; le has dado una oportunidad a ese tren aunque tuvieras que bajarte dos paradas después.

Por eso pienso que nunca hay que perder del todo la esperanza y la ilusión… Que soñar es bonito y no hace daño a nadie; y de vez en cuando, los sueños se cumplen.


Así que hoy decido ilusionarme, pensar en la posibilidad de que él será diferente, soñar que lo será… Si luego no es así… dejaré que pase el tiempo y con él… la posibilidad de volver algún día a ilusionarme  y soñar… quizás esa vez si sea mi tren.


lunes, 17 de octubre de 2016

Sola

Sola,
en las profundidades de mi alma
la pena se agota,
la niña llora
al verse en el espejo reflejada.
Sola,
donde ya no importa tiempo, días, horas;
donde el sol no ilumina la mañana,
donde la lluvia empapa mi cara.
Sola,
el frío inunda mi cuerpo,
mis movimientos se vuelven lentos,
mi cabeza se llena de recuerdos.
Sola,
desprecio mi ser egoísta
que en este momento solo pienso en sí misma,
pero...
Eso no quita que siga sintiéndome sola;
necesitando una mano que coger,
un brazo al que aferrarme,
unas palabras que me hagan sentir bien...
Un hombro en el que apoyarme,
una sonrisa acogedora,
un beso que me llene de calor al instante
y haga que todo lo malo pase...
Sola...
se que la vida da mi vueltas,
hoy no tengo a nadie
y mañana no se sabe...
Sola...
intento tranquilizar mi cabeza,
pensar en otras cosas,
dejar atrás este dilema...

lunes, 3 de octubre de 2016

Nunca

No todo en la vida puede ir bien, eso está claro. Pero yo tengo dos problemas que parece que no se fueran a solucionar nunca.
Se que nunca hay que decir nunca, pero a veces uno lo piensa, lo duda, y se come la cabeza con la posibilidad de que realmente sea "nunca".
Porque... también está la frase de "nunca se sabe"... quizás si sea un "nunca".
Y es que estoy segura de que habrá más de una persona que NUNCA se habrá enamorado en su vida... Y eso es triste, muy triste... Porque, si que es verdad que a veces se pasa muy mal, pero es una experiencia por la que debería pasar todo ser humano antes o después. Es una experiencia que te hace crecer, mejorar cómo persona, aprender a valorar lo que tienes...
También es cierto que es muy contradictoria, porque cuanto más quieres a la otra persona más sufres; cuanto más la quieres más daño te acabará haciendo...
Sin embargo, eso no quita todo lo bueno que tiene... Ver su cara al despertar y sentir que tienes a alguien cerca de ti, poder abrazar a esa persona al dormir y sentir su calor, las pelis en el sofá, las cenas románticas, las escapadas a cualquier sitio; poder hacer el amor, que no el sexo, con una persona especial... Y sobre todo... no sentirte NUNCA solo, pues sabes que tienes alguien a tu lado, que te escucha, que te quiere tal y como eres; y en quien puedes confiar pase lo que pase.
Si, he dicho nunca, porque es así, es cierto...
Yo cuando tenía pareja dejé bastante de lado el escribir, ya que tenía a una persona con la que hablar de cualquier cosa y desahogarme... y volví a escribir después de dejarlo con él... Así en la realidad.
Y así, en noches como estas acostada en mi cama, me siento sola... Pienso en todo lo que he pasado hasta ahora, sobre todo este último año... Y dudo... me es inevitable dudar... no parar de darle vueltas... ¿NUNCA volveré a encontrar a alguien especial?... ¿NUNCA voy a dejar de sentirme sola?...
Se que las respuestas a estas preguntas son que probablemente encontraré a alguien tarde o temprano... Pero uno duda... Por mucho que no quieras dudar; y más si, cómo yo, tienes la autoestima por los suelos; entonces dudas aún más... dudas todos los días... dudas entre mil NUNCA, que aunque quepan en una posibilidad de un 1% de llegar a hacerse realidad, seguiré cuestionándome si ese 1% me tocará a mi.