miércoles, 30 de marzo de 2016

Cansada de esperar



Los 23 han llegado a mi vida, una vida totalmente cambiada mientras yo sigo siendo la misma.
Todo lo que me rodea ha cambiado, las personas que me rodaban hasta hace un año, se han esfumado, dejando un leve rastro en mi corazón pero que dejará huella para siempre.
Y yo sigo siendo la misma ilusa que sigue luchando contracorriente y que cree en el príncipe azul.
Bueno, no es que crea en el príncipe azul, pero si en alguien especial.
No es que tenga un prototipo en la cabeza.
En lo más hondo de mi corazón, por mucho que ahora necesite libertad, hay algo que confía en que exista una persona para mí.
Alguien que me llegue a querer sinceramente tal y cómo soy, aunque yo no me quiera a mí misma y le diga cada día que no se merece alguien como yo. Alguien que soporte mis problemas de autoestima y me apoye en mi camino. Alguien que sepa dar y recibir, que confíe en mi ciegamente y yo pueda hacer lo mismo.
Pero es probable que esa persona nunca llegue…
Y lo peor que puedo hacer es esperar.
Es lo que acabo haciendo siempre incluso cuando quiero libertad y solo pido algo efímero y sin importancia.
Sé que no debo esperar nada de nadie y así nadie me defraudará, sin embargo… por muchas veces que me lo diga a mí misma…. Espero demasiado, y siempre me acaban haciendo daño.
La mayoría de personas acaban defraudándome… Ya no solo en el aspecto sentimental, sino también en la amistad.
Hay muchas personas por las que he esperado pacientemente, he luchado todo lo que he podido, he aguantado el tiempo y los golpes, y aun así… Me han defraudado y me he acabado viendo sola.
Dándome cuenta de que esperar te daña… y cuanto más tiempo pasa, el puñal se clava más… y cuanto más te importa esa persona, más tardará la herida en cicatrizar…
Así que estoy cansada de esperar…
Es lo que llevo diciéndome estos últimos seis meses…
Y he caído de boca ya cuatro veces…
Nunca aprenderé.
Bueno, hay algo que si he aprendido, porque al menos esta última vez sólo sentí rabia y nada más… Esta vez no sentí que me dañara el corazón, solo el orgullo y la razón.
Tal vez, porque he empezado a aprender cuando dejar de lado el corazón… porque esa persona no se lo merece, porque esa persona no va a sentir nada por mi cuando me hiera, porque esa persona no mirará atrás y se acordará de mi, porque para esa persona solo fui un capricho y no le dolió decir adiós ni se lo pensó dos veces, porque esa persona no se quedará en la puerta esperando como hice yo… Y así ha sido, fue bastante predecible. Menos mal que al menos aprendí esa lección.
En fin... Otra persona por la que esperé y no mereció la pena.
Así que lo diré por última vez, o eso intento creer… Intentaré aprender la lección esta vez, intentaré que en el futuro me acuerde de este momento y de por qué escribí estas palabras, lo que quería que me enseñaran. Así que...

Se acabó la espera.

miércoles, 23 de marzo de 2016

Tú me buscas, yo te encuentro

No sé qué hay en tu ser
pero con solo una mirada
yo caigo rendida a tus pies.

Esos ojos me buscan en sueños
y solo con una llamada
mis palabras caen sobre su propio peso.

Te encanta hacerme rabiar,
te encanta ver lo que te deseo.

No descansarás jamás,
hasta que algún día quedes satisfecho.

Intento correr en contra del viento,
aunque cada día me cuesta más.

Te anhelo desde lo más profundo
hasta ahogarme en un mar…

Un mar de desesperación,
porque no puedo olvidar aquel día
en el que se hizo latente la pasión.

Sé que debo esperar
pero este deseo me asfixia.

Tan solo un paso queda ya,
es lo que me digo a mi misma.

No sé qué hay en tu ser
que me está volviendo loca
y tan solo pienso en besar tu boca.

Pronto de nuevo te veré
y no podré frenar lo que llevo dentro,
pues está deseando salir a tu encuentro.

martes, 1 de marzo de 2016

Entre dos mundos



No consigo entender cómo hago para que me ocurran estas cosas… No lo entiendo, en serio…
No es algo habitual que le pase esto a alguien, y yo no tengo nada de especial…
Bueno, el caso es que la semana pasada conocí a dos chicos y los dos me atrajeron bastante, de forma muy distinta, pero lo hicieron… Uno lo conocí el jueves por un amigo que me lo presentó, al otro lo conocí el sábado en Woodstock cuando de repente se me acercó al salir del baño… Los dos me buscaron a mí y los dos me llamaron mucho la atención…
Y es horrible estar en esta situación… Tengo que elegir uno de los dos, pero aún no los conozco cómo para poder decidirme… aunque eso me hace sentirme mal conmigo misma… No tengo nada con ninguno de los dos, lo sé; pero aun así no puedo evitar sentirme mal.
El chico del jueves es diferente a mí, se muestra distante por lo general, intenta hacerse el misterioso y es de los que les encanta fastidiarte… A parte, lo que me atrae más de él, es que le gusta la fiesta y piensa mucho en… bueno, digamos que es muy pasional y eso me llama mucho la atención.
Por otro lado, el chico del sábado es muy parecido a mí en el sentido emocional sobre todo. Hemos pasado por momentos duros, y hemos tenido muy mala suerte en el amor; además de que él tampoco tiene mucha autoestima… Me hace reír y sentirme cómoda, y eso es lo que más me atrae de él.
Uno está muy muy bueno, y el otro es súper mono.
Son totalmente diferentes, por lo que me han mostrado hasta el momento.
Así que no tengo ni idea de que hacer… Es muy difícil… Y no entiendo cómo se fijaron en mí, que me vieron…
Ahora lo único que me queda es seguir conociéndoles y ver qué pasa… Intentar identificar cuál es el adecuado, cual es el que quiere lo mismo que yo, si es que lo quiere alguno de los dos… Y si con alguno de los dos vale la pena arriesgarse.
De verdad que le doy mil vueltas y no entiendo cómo he podido llegar hasta esta situación… Y me río yo misma a la vez que me desespero cuando pienso en ello.
Llevo días sin parar de darle vueltas… Aunque todo el mundo me dice que no lo haga.
En fin, el jueves voy a quedar con uno y el viernes con otro, no tengo ni idea de lo que va a pasar…
Habrá que dejar que fluyan los sentimientos, que corran las horas a su tiempo…